Bou per la Pau

bou-pauEls valleros ens valem de qualsevol excusa per a fer un bou, és la nostra manera natural d’engrandir i festejar qualsevol cosa que considerem important, i no és recent, sinó que ens ve d’antic. En el diari de Castelló cita en una crònica que el corresponsal data el 26 de juny de 1878 que els soldats de la localitat, recentment llicenciats, van celebrar la pau amb la realització d’un bou.

El servici obligatori militar va ser establint-se progressivament al llarg del segle XIX. La llarga duració del servici militar, les condicions d’especial duresa d’este, l’alta possibilitat de morir en un estat de guerra crònica, el fet de que després de ser llicenciat les possibilitats de ser novament reclutat anessen altes (sense cap tipus de sou o d’indemnització per a la pròpia família), propicien que es festejara per part dels acabats de llicenciar la firma de la pau de la guerra dels Deu Anys amb Cuba (1868-1878) , coneguda com a Paz de Zanjón el 10-02-1878. Més que una pau va ser una simple treva, una breu interrupció de la guerra, no el fi que Cuba anhelava que era la seua independència d’Espanya. Així que durant l’any 1878 es va produir la Protesta Armada de Baraguá amb rendicions escalonades al maig, juny, setembre i octubre.

bou-en-cordaQuant a la celebració taurina, els llicenciats van exhibir el bou el dia de Sant Joan, va ser correut amb corda pels carrers de la localitat i després com era costum ho acostaven fins a l’escorxador per al seu sacrifici. Tot el toreig va transcórrer sense incidents i amb el major orde.

En aquella època els jóvens sol·licitaven permís a l’alcalde (en eixa data Sr. Bueso) per a torejar un bou o una res brava; permís que era sempre concedit, i encara que no era el tradicional si freqüent que l’animal es traguera lligat amb una llarga corda, es passejara pels carrers de la localitat per a ser torejat pel públic i finalment s’entrava a l’escorxador on era sacrificat. L’escorxador en aquell temps de La Vall Llarga estava entre el carrer Les Eres i el Sant Josep, en el que l’actualitat és l’edifici de Correus i adjacents.

plano-parte-centro-vall-llarga-1891

Fernando Martínez Beltrán

———

Toro por la paz

Los valleros nos valemos de cualquier excusa para hacer un toro, es nuestra manera natural de engrandecer y festejar cualquier cosa que consideramos importante, y no es reciente, sino que nos viene de antiguo. En el diario de Castellón cita en una crónica que el corresponsal fecha el 26 de junio de 1878 que los soldados de la localidad, recientemente licenciados, celebraron la paz con la realización de un toro.

El servicio obligatorio militar fue estableciéndose progresivamente a lo largo del siglo XIX. La larga duración del servicio militar, las condiciones de especial dureza de éste, la alta posibilidad de morir en un estado de guerra crónica, el hecho de que después de ser licenciado las posibilidades de ser de nuevo reclutado fuesen altas (sin ningún tipo de sueldo o de indemnización para la propia familia), propician que se festejase por parte de los recién licenciados la firma de la paz de la guerra de los Diez Años con Cuba (1868-1878), conocida como Paz de Zanjón el 10-02-1878. Más que una paz fue una simple tregua, una breve interrupción de la guerra, no el fin que Cuba ansiaba que era su independencia de España. Así que durante el año 1878 se produjo la Protesta Armada de Baraguá con rendiciones escalonadas en mayo, junio, septiembre y octubre.

En cuanto a la celebración taurina, los licenciados exhibieron el toro el día de San Juan,  lo corriendo con cuerda por las calles de la localidad y luego como era costumbre lo acercaban hasta el matadero para su sacrificio. Toda la lidia transcurrió sin incidentes y con el mayor orden.

En aquella época los jóvenes solicitaban permiso al alcalde (en esa fecha Bueso) para lidiar un toro o una res brava; permiso que era siempre concedido, y aunque no era lo tradicional si frecuente que el animal se sacara atado con una larga cuerda, se paseara por las calles de la localidad para ser lidiado por el público y finalmente se entraba al matadero donde  era sacrificado. El matadero en aquel entonces de La Vall Llarga estaba sito entre las calles Les Eres y San José, en lo que la actualidad es el edificio de Correos y adyacentes.

FMB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.